Miedo de hablar en público

“El escenario de la muerte” es el título de una película que vi el miércoles pasado. Contaba la historia de una quinceañera rubia llamada Rebecca, y la seguía durante los días previos a su terrible muerte sobre el escenario de su escuela al dar su discurso de graduación. Su miedo de hablar en público me erizaba la piel, y la presión psicológica a medida que se acercaba el “día D” era insoportable. Acabó todo en el escenario. Tuve que cerrar los ojos varias veces.

Si el argumento suena ridículo es porque me lo acabo de inventar (aunque, ¿quién no querría ver esta peli?).

Y aun así, muchas personas citan la popular frase de “Más gente teme hablar en público que morir”.

Esta estadística proviene de una encuesta llevada a cabo por un equipo de investigadores de mercado americanos, y publicada por primera vez en el London Sunday Times en 1973. En la encuesta, pidieron a 2.500 personas que nombrasen sus mayores temores – y hablar en público salió como el primero. Por desgracia, la encuesta original no es accesible al público general, pero sí se dispone de la lista completa. Los miedos más nombrados fueron los siguientes:

  1. Hablar en público (40.6%)
  2. Alturas (32%)
  3. Insectos y Bichos (22.1%)
  4. Problemas financieros (22%)
  5. Aguas profundas (21.5%)
  6. Enfermedad (18.8%)
  7. Muerte (18.7%)
  8. Volar (18.3%)
  9. Soledad (13.6%)
  10. Perros (11.2%)
  11. Conducir/ir en coche (8.0%)
  12. Oscuridad (7.9%)
  13. Ascensores (7.6%)
  14. Escaleras mecánicas (4.8%)

Mira la lista. Hay más miedos relacionados con morir que con hablar en público. Las alturas, insectos y bichos, aguas profundas, enfermedad… todos ellos suman un porcentaje superior que hablar en público.

Así que, mientras algunas personas sí temen hablar en público, no es un miedo superior a la muerte. Si no, las películas de miedo como “El escenario de la muerte” serían taquillazos de Halloween, reemplazando éxitos comerciales como “El exorcista”.

"People fear public speaking more than death." - A classical tale of the misquote.

“La gente teme hablar en público más que morir” – Un caso clásico de citas mal utilizadas.

¿Por qué tememos hablar en público?

Homo sapiens es una especie comunitaria que se organiza en grupos. En la prehistoria, ser rechazado por tu grupo social significaba muerte segura. Este miedo al ostracismo, grabado en nuestro ADN, es la razón por la cual ocasiones sociales pueden producir ansiedad en algunas personas.

Hablar en público es especialmente estresante porque la propia situación nos hace sentir amenazados. Al fin y al cabo, estamos de pie solos frente a un grupo de personas, sin ningún lugar al que huir y no más arma que nuestra voz y tal vez un mando a distancia. Y así la audiencia se transforma de un mar de caras amables en una jauría de lobos ambrientos, listos para devorarnos las entrañas.

Esta ansiedad se transforma en una respuesta de lucha-huida disparada por la hormona adrenalina.

Adrenaline - the science behind stage fright

Adrenalina – la ciencia detrás del pánico escénico

Adrenalina

Los efectos de la adrenalina incluyen, entre otros: 1) la dilatación de los conductos respiratorios para mejorar la ventilación muscular; 2) la contracción de los vasos sanguíneos para redirigir sangre hacia el corazón y los pulmones; 3) un incremento del ritmo cardíaco, y 4) la liberación de glucosa para proporcionar energía adicional.

Esto es muy útil si estás en el bosque y te ataca un oso salvaje – pero no lo es tanto si estás sobre un escenario. Por ejemplo, la liberación de glucosa puede hacer que te sientas inquieto si no tienes hacia donde huir (y es por eso por lo que tantos oradores nerviosos caminan sobre el escenario sin rumbo, y mueven las manos de manera exagerada).

Y así, cuando nos subimos al escenario y nos golpea la adrenalina, perdemos el control. Temblamos, hiperventilamos, se nos olvidan las palabras, y nos sudan las manos.

Pero no tiene por qué ser así. Usada de manera adecuada, la adrenalina puede ser tu mayor aliado.

Los atletas la aprovechan para dar el máximo rendimiento – después de todo, en la sabana la adrenalina podía suponer la diferencia entre ser comido por un león o llegar a casa sano y salvo. Cuando estás en el escenario, la adrenalina te puede ayudar a mantenerte con la concentración al máximo, y te dará un impulso de energía y pasión que podrás transmitir a la audiencia.

¿Qué podemos hacer para controlarlo?

“Todo eso está muy bien. Pero ¿qué puedo hacer para dejar de ponerme nervioso antes de una presentación?”

Antes de nada (y siento que no debería ser necesario decirlo): prepárate. No estarás tan nervioso si sabes de qué va tu charla, si has preparado tu discurso y lo has practicado. Así puedes subirte al escenario y relajarte. Conoce tu charla, y has ganado la mitad de la batalla.

Y si aún estás nervioso, ahora sabes que la adrenalina es el culpable. Aquí tienes algunas maneras de retenerla y control así tu pánico escénico. Puedes hacer estos ejercicios entre bastidores, en un pasillo o si lo prefieres en el lavabo:

  • Salta
  • Da patadas y puñetazos al aire
  • Da palmadas por tu cuerpo
  • Calienta la voz
  • Estira los músculos
  • Toma aire profundamente

Una vez hayas calentado, puedes mantenerte distraido. Mira a la gente hablando antes que tú si puedes; haz bromas con tus amigos, o simplemente escucha tus canciones favoritas.

Siempre vas a sentir esas mariposas en el estómago. Y eso es bueno. Significa que te importa lo que haces. Casi todo el mundo siente miedo antes de hablar frente una audiencia. Los libros de historia dicen que Aristóteles tartamudeaba; Sir Laurence Olivier se olvidó del texto durante un ensayo de su gran reaparición sobre los escenarios debido al pánico escénico, e incluso Barbra Streisand lo ha sentido.

Are you afraid of public speaking? You're not alone.

¿Te da miedo hablar en público? No estás solo.

Practicando

Hagas lo que hagas, practica. Cuantas más horas dediques al escenario, mejor controlarás las mariposas de tu estómago. Aquí hay algunos sitios en los que puedes practicar:

  • Únete a tu grupo local de Toastmasters (si estás en Barcelona, hay más de 15 en la ciudad!);
  • Únete a tu grupo local de Agora Speakers (son pequeños y recién están empezando, pero la gente es genial);
  • Acude a eventos como Ignite, que están por todo el mundo (aquí tienes Ignite Barcelona);
  • Ve a eventos de networking con micro abierto para compartir tus ideas y ganar experiencia sobre el escenario.

Hablar en público no tiene que ser lo que más gente teme en el mundo (de nuevo, habría pelis de miedo si fuera así!). Practica antes de salir al escenario. Apacigua la adrenalina que corre por tus venas. Piensa que es una oportunidad emocionante para compartir tus ideas con el mundo, para dar un regalo a tu audiencia. Y, sobre todo, disfruta y diviértete.

¿QUIERES SABER MÁS?

Puedes mirar mis servicios. Ofrezco talleres para grupos, y asesoramiento individual.

No dudes en escribirme!

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

limpiar formularioComentarios de la entrada